BENITO JUÁREZ (1806-1872) PDF Imprimir E-mail

ANTERIOR
VOLVER A LA GALERÍA
SIGUIENTE

 

 

B
enemérito de las Américas. Nació en San Pablo Guelatao, Oaxaca. Hijo de Marcelino Juárez y Brígida García, indios zapotecas dedicados a la agricultura. A los trece años, cuando marchó a la ciudad de Oaxaca, aún no hablaba castellano. Por poco tiempo fue cosechero de grana, pero encontró a un protector, Antonio Salanueva, encuadernador y terciario de la Orden Franciscana. Con él y con el maestro Domingo González, aprendió a leer.

 

 

 

BENITO JUÁREZ (1806-1872)

BENITO JUÁREZ
(1806-1872)

 

 

Se matriculó en el Seminario de la Santa Cruz, donde estudió preparatoria; cursó latinidad y filosofía, concluyendo el bachillerato en 1827. Al año siguiente ingresó, sin la aprobación de su protector, al Instituto de Ciencias y Artes, de donde fue el primer profesionista graduado al obtener su título de abogado en 1834. Desde 1829 impartió la clase de física en dicho plantel del que después fue secretario; más tarde, en 1831, fue regidor del Ayuntamiento de Oaxaca y en 1833 diputado local.

 

Durante algún tiempo vivió de su profesión, defendiendo comunidades indígenas. En 1841 se le designa juez de lo civil, y el 31 de julio de 1843 contrae matrimonio con Margarita Maza, hija de quienes habían sido sus patronos. Desempeña por poco tiempo la Secretaría de Gobierno, con el general Antonio León, y pasa a ocupar el cargo de fiscal del Tribunal Superior.

 

Al ser derrocado de la presidencia el general Paredes Arrillaga, los liberales oaxaqueños toman posiciones. Juárez resulta electo diputado federal; le corresponde aprobar el préstamo que pide Gómez Farías y que debe entregar la Iglesia (1847). Al volver a Oaxaca forma parte del Ejecutivo con José Simeón Arteaga y el ex coronel insurgente Luis Fernández del Campo. Poco después renuncian Fernández del Campo y Juárez. Después, Arteaga se ve obligado a renunciar y Juárez ocupa por poco tiempo la gubernatura. Termina el periodo el 12 de agosto de 1848 y se presenta como candidato al siguiente periodo resultando electo.

 

Procura el equilibrio económico y ejecuta algunas obras públicas: caminos, reconstrucción del Palacio de Gobierno, fundación de escuelas normales, levantamiento de una carta geográfica y la formación del plano de la ciudad de Oaxaca; reorganiza la Guardia Nacional y deja superávit en el tesoro. Termina su mandato en 1852 y se le nombra director del Instituto de Ciencias y Artes.

 

Al volver Santa Anna al poder, muchos liberales, entre ellos Juárez, son desterrados, primero a Jalapa, después a la Habana, tras breve prisión en San Juan de Ulúa. De la Habana se le deporta a Nueva Orleáns, donde desembarca en 1853. Ahí conoce a Melchor Ocampo, José María Mata, José Guadalupe Montenegro, Arriaga y otros liberales que organizan una Junta Revolucionaria. Por varios meses vive, con Mata, de la elaboración de cigarros y puros.

 

Entretanto, en Ayutla ha surgido el plan de ese nombre, a la cabeza del cual figura el general Juan Álvarez, Comonfort y otros dirigentes prestigiados. Juárez marcha a Acapulco por Panamá y se presenta a Diego Álvarez, a quien sirve poco tiempo como amanuense. Después, al caer Santa Anna y llegar Juan Álvarez a la Presidencia, se le nombra ministro de Justicia (del 6 de octubre al 9 de diciembre 1855). En noviembre de 1855 se expide la ley sobre administración de Justicia, llamada Ley Juárez, en la que son abolidos los fueros. Nombrado gobernador de Oaxaca se hace cargo del gobierno el 10 de enero de 1856. Restablece el Instituto de Ciencias y Artes y convoca a elecciones. Nuevamente designado, al expedirse la Constitución Federal de 1857, la promulga y manda jurar.

 

Se le nombra ministro de Gobernación (del 3 de noviembre al 11 de diciembre de 1857). Se le elige presidente de la Suprema Corte de Justicia y presta juramento el 1° de diciembre del mismo año. El 17 se proclama el Plan de Tacubaya; Juárez no se solidariza con la nueva política de Comonfort y es aprehendido. Se le libera el 11 de enero de 1858 y sale de la capital.

 

Marcha a Querétaro y luego a Guanajuato, en donde, por ministerio de ley, asume claramente la presidencia el 19 de enero. Marcha a Guadalajara, donde está a punto de ser fusilado. Sigue a Colima y a Manzanillo, donde se embarca; por Panamá llega a Veracruz, donde, bajo el empuje del gobernador Gutiérrez Zamora, se instala en el Gobierno. En julio de 1859 expide –con apoyo del grupo radical de Ocampo, Miguel Lerdo, los liberales de Jalisco y norteños– las llamadas Leyes de Reforma: independencia del Estado respecto de la Iglesia; Ley sobre matrimonio civil; la de Panteones y Cementerios, traspaso de los bienes de la Iglesia a la nación. Ese mismo año se celebra el Tratado MacLane-Ocampo. El tratado no lo aprobó el Senado de los Estados Unidos. A pesar de los ataques por mar y tierra, Miramón no pudo tomar Veracruz.

 

Para defenderse de los ataques por mar, Juárez recurrió al auxilio de la corbeta norteamericana Saratoga que apresó a los buques comprados en Cuba por Miramón. Entretanto González Ortega, civil improvisado general, llevó a las armas liberales al triunfo y entró en la Ciudad de México a fines de 1860. Mientras, Juárez había prorrogado su mandato en el Gobierno. Convocó a elecciones y resultó designado para seguir en el mando.

 

La justa suspensión de pagos que ordenó respecto a la deuda extranjera, provocó la expedición de Inglaterra, Francia y España a Veracruz. Al final quedó sola Francia y en 1862 comenzó la Intervención. El ejército francés fue detenido por Zaragoza en Puebla el 5 de mayo. de 1862; pero en 1863, a pesar de la heroica defensa de González Ortega, la ciudad cayó tras tres meses de asedio. El 31 de mayo Juárez dejó la Ciudad de México, marchó a San Luis Potosí, luego a Saltillo, Monterrey, Chihuahua, Paso del Norte (hoy Ciudad Juárez), constituyendo este periplo el éxodo de la soberanía de México.

 

Le acompañaban su gabinete político y un grupo de destacados liberales. El 8 de noviembre de 1865 concluyó su mandato legal en la presidencia, hecho que González Ortega, el presidente de la Suprema Corte, se niega a asumir, a pesar de que, como vicepresidente que era, podía considerarse con derecho a ser Presidente. El ejército francés se retiró por la situación europea y se inició la restauración de la República. Maximiliano se encerró en Querétaro, donde fue vencido y fusilado el 19 de junio de 1867.

 

Nuevamente Juarez fue reelecto presidente, tomando posesión el 25 diciembre de 1867. Tuvo que sofocar rebeliones en México y en Yucatán; en 1871 se rebeló Porfirio Díaz. Cuando la rebelión iba declinando, murió don Benito Juárez el 18 de julio de 1872, en el Palacio Nacional. Acuñó la frase: "El respeto al derecho ajeno es la paz".

 

Fuente: Diccionario Porrúa de Historia, Biografía y Geografía de México.

Cortesía de Editorial Porrúa Hermanos, S.A. de C.V.

 
Copyright © 2018 Open Source Matters. Todos los derechos reservados.